RSS

Archivo de la categoría: decretos

¿DECRETANDO o CONFIANDO?

si_dios_quiere

Vivimos en un momento en la historia de la iglesia cristiana donde ciertas personas han introducido la costumbre de ‘decretar’ y ‘establecer decretos’ y establecer ideas personales o deseos; Y todo esto se hace “en nombre del Señor”.

Lo que está ocurriendo es algo sin precedente alguno en la historia de la iglesia y a la verdad que no sabemos de dónde se han sacado la idea de que ellos pueden decretar o establecer alguna cosa.

La Biblia claramente nos enseña que los cristianos no estamos llamados a decretar sino a decir en nuestra oración y nuestro hablar diario, y cada vez que hablamos sobre algún evento futuro o cuando hablamos de alguna cosa, que debemos decir “si es tu voluntad Señor”.

Esa es la verdad que nos enseñó el mismo Jesucristo por medio del Apóstol Juan, dijo que si alguna cosa pedimos que lo hagamos “conforme a la voluntad de Dios”. Recordamos también la enseñanza sobre la oración.  Cuando oramos debemos decir “que sea hecha tu voluntad como en el cielo así también en la tierra”; es decir, nosotros no tenemos autoridad para estar decretando y estar mandando a Dios ni tomando para nosotros la autoridad que nos pertenece.

La Biblia de muchas maneras nos dice que estamos llamados a “pedir” y decir “si es que Dios quiere”, “si es la voluntad de Dios”, y “si es que Dios lo permite”.

Esa fue la declaración que utilizó el mismo Jesucristo cuando orando al Padre dijo “que sea hecha tu voluntad y no la mía”.  Esa también era la disposición del Apóstol Pablo cuando se proponía a viajar a las iglesias; el decía “si es que Dios lo permite”.  Santiago en su carta también nos doce que al hablar sobre planes futuros  debemos hacerlo  diciendo “si Dios quiere”; y así es como nosotros debemos de funcionar.

Los cristianos debemos de entender y aceptat que la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis nos enseña que todo, todo todo y abdolutamente TODO está bajo el control soberano de Dios y el permite ciertas cosas y otras cosas no.

Nosotros tenemos que estar dispuestos a someternos a “su voluntad” y a “su decreto”; no es de nosotros el decretar ni establecer nuestros antojos sino que estamos llamados a acatar TODO decreto del padre y aceptar su voluntad en todo tiempo.

Base Bíblica:

Gén. 1:1; 4:1; 20:6; 31:7; Exo. 10:27; Deut. 2:30; 3:23-29; 18:14; 23:5; 34:4; 2 Rey. 8:19; 1 Cro. 13:2; 2 Cro. 25:20; Sal. 20:1; 69:13; 115:3; 135:6; Pro. 21:1; Isa. 40:21-25; 46:9-11; 48:12-15; 53:10; Dan. 4:17, 35; Mat. 6:13; 20:15; Mar. 5:19; Luc. 11:2; Hch. 18:21; Rom. 1:10; 9:16; 12:2; 15:32; 1 Cor. 1:1; 12:18; 15:38; 16:7;  Gal. 1:3-5; Col. 3:16-17; Heb. 2:4; 6:3; 10:9; Stg. 1:18; 4:13-17; 1 Ped. 3:17; 4:19; 1 Jn. 5:14; Apo. 4:11; 17:17

J. L. Trujillo

3-16-2017.

 

Razonando

calle_sin_salida[1]Hay cierta razón en pensar que las cosas podrían haber sido de otra manera, pero si son de la manera que son por alguna razón lo son y en verdad nadie sabe con toda razón porque las cosas son como son… solo Dios tiene conocimiento y razón del porque las cosas son como son.

Daniel 4

34 Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. 35 Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?

 

J.L. Trujillo

 

 

La “radio cristiana” de mi pueblo: ¡DECRETANDO!

En dos comentarios anteriores les estuve comentando sobre algunas de  las cosas que escucho en la radio cristiana de mi ciudad en el sur de la Florida.  Quizás usted escuche cosas semejantes en la radio cristiana de su pueblo.  Bueno, aquí voy de nuevo. Esta vez se trata de otra de esas doctrinas nuevas que se han metido en las iglesias cristianas.  Les comenté que me gustaba escuchar música cristiana suave para dormir en la noche.  Bueno, para mi sorpresa, la estación a la que había cambiado, huyéndole al merengue y la salsa cristiana de la otra estación, me dio tremenda sorpresa cuando como a eso de la media noche la hora que normalmente me acuesto, pongo la radio y en vez de música escucho la voz de una amable señora.  Ella estaba conversando sobre las cosas de Dios y sus maravillosas obras….hummm.    Tenía una voz agradable y estaba tomando llamadas de los radioescuchas.  Read the rest of this entry »

 
 
A %d blogueros les gusta esto: