RSS

A los 500 Años de la Reforma: “Ser Católicos o Protestantes”

31 Oct

Una Llamado a la Reflexión a todos los Católicos y Protestantes

Estimados Hermanos y Amigos:

Hoy los cristianos protestantes celebramos con gran alegría y agradecimiento los 500 años de la Reforma Protestante. Alegres porque Dios nos ha permitido vivir este momento tan importante en la historia de la Iglesia y muy agradecidos porque se trata de nuestra participación en la exaltación del nombre de Cristo y la gracia de soberana de Dios alcanzando a un mundo pecador.  Interesantemente hoy algunos en la Iglesia Católica también celebran la Reforma Luterana. ¿Por qué lo hacen? Porque después de tantos años se han dado cuenta que Martín Lutero no era tan hereje como lo quisieron hacer ver sus antepasados – ahora Lutero es visto como un verdadero héroe que tenía buenas intenciones para corregir los verdaderos defectos y errores de la iglesia de época.

La Iglesia es Una:

Para comenzar es importante reconocer que Jesucristo estableció una sola iglesia, no dos, ni tres, ni cien, ni mil. La palabra iglesia, ‘ekklesia’ en griego, significa asamblea o congregación separada o sacada del resto. No se refiere a un edificio de bloques, ni a catedrales. Tampoco se refiere a una organización o negocio religioso sino al conjunto de personas creyentes que forman el cuerpo de Cristo alrededor de todo el mundo. Por lo tanto, aunque existen muchas y diversas expresiones locales, regionales de la Iglesia, en ESENCIA, la Iglesia ES UNA y está compuesta de todos quienes, por la gracia de Dios, han sido llamados a este cuerpo, y que ponen su fe y confianza solamente en Jesucristo para la salvación de sus almas. Eso significa que quienes tienen ésta fe son miembros de la iglesia de Cristo no importando donde se congreguen. Esto es así porque Jesucristo mismo oró al Padre pidiendo que sus discípulos “fueran uno” (Juan 17); y como Cristo dijo que el “Padre siempre le oye” (Juan 11), estamos convencidos de que esa oración fue escuchada y Dios está formando, por medio de la obra del Espíritu Santo, esa gran iglesia que no son muchas sino una sola aunque existen miles de congregaciones en todo el mundo – expresiones visibles de la iglesia de Cristo.

La Iglesia Necesita ser Reformada:

Sin embargo, hay ciertas iglesias con muchas de sus enseñanzas las cuales están muy lejos del diseño original. Ese no es un mal o fenómeno reciente sino algo que nos llega desde los mismos comienzos del cristianismo hace más de 2000 años atrás.  Significa que la pureza en doctrina (enseñanza) y práctica de la iglesia, puede ser corrompida por personas mal intencionadas pero también por personas con buenas pretensiones pero equivocadas. En el libro de Apocalipsis, la revelación de Jesucristo al apóstol Juan, tenemos el caso de siete cartas escritas, de parte del mismo Señor, para siete iglesias que estaban localizadas en Asia Menor (Turquía). En cada una de esas breves cartas se le celebra o reprende cada iglesia por algo bueno o malo que estaban haciendo o enseñando. Es interesante que la iglesia no había llegado ni siquiera un siglo de historia y ya la enseñanza de los apóstoles había sido corrompida o trastornada en muchas iglesias. Por esa razón, la iglesia necesitó un llamado a la reforma.

La Iglesia es Visible es Vulnerable:

Aunque es cierto que Dios cuida de los suyos para que ninguno se pierda (Juan 10), también es cierto que la Iglesia es vulnerable al error. La pureza de la iglesia es importante para la salvación de las personas. Si el mensaje o predicación de la iglesia es corrompido, su labor de evangelización del mundo y la transformación de las personas no será efectiva. La iglesia está expuesta al error; no porque hubo algo malo en su formación original sino porque algunos han querido y logrado corromper aquella forma que Dios mismo estableció desde el principio. Cuando el Apóstol Pablo se despedía de los líderes de la iglesia en Éfeso (Turquía), el les dio la siguiente advertencia:

Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. (Hechos 20:29-30)

Y tal como Pablo lo advirtió así mismo sucedió. Menos de cuatro décadas más tarde la iglesias de Turquía habían sido infiltradas por el error doctrinal y el llamado de Jesucristo por medio de Juan a las siete iglesias era “arrepiéntete”, “quita de en medio de ti los malvados” y “vuelve a tu primer amor”, aun fueron llamados a que le “abrieran la puerta a Cristo para que entre a sus reuniones” – ¡Cristo había quedado afuera!

La Iglesia Necesita Reformadores:

En vista de que la iglesia es vulnerable y tiende a corromperse, por eso necesita gente dispuesta a ‘reformarla’.  A través de la historia de la iglesia ha habido muchos reformadores. Martín Lutero fue sólo uno de ellos que sobresalió grandemente, pero no fue el único – antes y después de Lutero también hubo hombres y mujeres que lucharon por devolver la iglesia a su forma original. Pero el más grande Reformador de la historia lo fue Jesucristo mismo. Re-formar significa ‘devolver a su forma original’. Cuando Cristo vino al mundo se encontró con un sistema religioso poderoso y en gran apogeo. El judaísmo de entonces gozaba de la admiración del pueblo y el buen trato con el Imperio Romano, pero eso no significaba que en realidad todo estuviese bien. Al contrario, las cosas estaban muy mal. Los líderes de entonces habían interpretado la Biblia incorrectamente y hasta habían inventado nuevas creencias, costumbres y leyes a las cuales sometían a las masas ciegas que les seguían pensando que ellos, como expertos religiosos que eran, tenían razón y autoridad para hacerlo. Sin embargo, Jesucristo corrigió por medio de sus enseñanzas y acciones las cosas malas que ellos hacían en contra de lo que Dios habían hablado por medio de la Palabra (la Biblia). Cristo mismo utilizó la Biblia (el Antiguo Testamento) para demostrar que lo que se estaba haciendo y enseñando contradecía lo que Dios había dejado escrito en su Palabra.

Por medio de la enseñanza Jesucristo dijo de los fariseos:

“Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.” (Mat. 23:4)

Y además, Por medio de sus acciones en cierta ocasión tomó un látigo y sacó del templo los que hacían negocio con la religión:

Y entrando en el templo, comenzó a echar fuera a todos los que vendían y compraban en él, 46 diciéndoles: Escrito está: Mi casa es casa de oración; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones. 47 Y enseñaba cada día en el templo; (Lucas 19:45-47a)

¿Cuál fue la reacción de los principales sacerdotes por lo que Jesús hizo?

…pero los principales sacerdotes, los escribas y los principales del pueblo procuraban matarle. (Lucas 19:47b)

¿Se da cuenta? El tratar de Reformar las cosas y volverlas a su estado original no es cosa fácil, a Jesucristo le costó la vida, pues fueron ellos, los mismos líderes religiosos quienes junto con los líderes políticos de la época, vieron a Jesucristo como una amenaza a sus posiciones y establecimiento, lo llevaron a la cruz y lo mataron. Muchos de los discípulos, cuando ellos también continuaron predicando el mensaje de Cristo, sufrieron la misma suerte de manos de los mismos sacerdotes y maestros de la religión. Sin embargo, no era que había malo con lo que Dios había dado como ley y mandamiento sino que los líderes de la religión lo habían pervertido y dañado a tal grado que necesitaba ser ‘restaurado’. El entendimiento correcto de las Escrituras había sido perdido y en su lugar se había levantado una serie de enseñanzas contrarias al diseño y propósito original de Dios.

¿Qué ocurrió con Martín Lutero?

Lutero no era anti-católico, el simplemente deseaba que la iglesia volviera a su forma original y para lograrlo entendió que había que hacerlo por medio de la Biblia. Lutero no era perfecto ni infalible pero lo que proponía era algo correcto y la historia lo ha vindicado. Aunque en medio del fervor del momento, el papa y los líderes de la iglesia de entonces procuraron matarlo (no les recuerda eso a los líderes judíos que mataron a Cristo); ellos también vieron a Lutero como una amenaza a sus posiciones y sus doctrinas inventadas que no estaban en el diseño original.

Lutero fue excomulgado y tuvo que esconderse para salvar su vida y desde un lugar secreto en Alemania comenzó a traducir la Biblia al lenguaje de la gente y comenzó a escribir y a enseñar las doctrinas originales que la gente desconocía. Sus escritos fueron revolucionarios y las personas comenzaron a comprender el verdadero mensaje del evangelio que había sido oscurecido por las nuevas doctrinas que nada tenían que ver con lo que Jesucristo y los apóstoles enseñaron.  La luz comenzó a salir al mundo de nuevo y millones de personas se alegraron de poder conocer la verdad de Dios en las Escrituras.

500 años después:

A los 500 años desde que Martín Lutero clavara sus 95 puntos de contención contra la Iglesia de su tiempo, la tarea de REFORMA aún debe continuar no sólo dentro de la iglesia católica sino también entre los descendientes históricos de Lutero, las iglesias protestantes. Pero para eso hace falta gente dispuesta a pelear por la pureza de la iglesia. Existen dentro de la iglesia Católica y  Protestantes creencias y prácticas comunes que sirven para un buen comienzo (aunque es claro que también hay muchas otras importantes que todavía nos dividen).

Tanto los dos papas anteriores, Juan Pablo II,  Benedicto XVI, así como el presente, papa Francisco han alabado la obra de Martín Lutero y lo han reconocido como un verdadero Reformador de la iglesia. El papa Francisco se ha unido a la celebración de la Reforma Protestante y reconocidos líderes de ambas iglesias han firmado la declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación. En ese documento la iglesia de Roma y los luteranos firman su acuerdo a lo que decía Lutero sobre la salvación. Este año grupos mundiales representando las iglesias metodistas, anglicanas y reformadas también han firmado dicho documento. Esto significa que al parecer (y quiero pensar que sea así); la Roma contemporánea está abierta al diálogo. Líderes de la iglesia católica Romana han corrido el mundo diciendo que con la firma de dicho documento “la Protesta se terminó”. Aunque desde el punto de vista Protestante, la firma de dicho acuerdo es un gran paso, todavía queda mucho por recorrer – hay muchas doctrinas en la iglesia católica que todavía deben ser corregidas antes de (y si es) que los Protestantes van a concurrir con dicha declaración de armonía doctrinal.

Sin embargo, aunque muchos dentro de ambos grupos no lo reconocen – pienso que no ha habido un mejor tiempo desde el comienzo de la Reforma para adelantar el evangelio en la dirección correcta. La iglesia con sede en Roma parece estar abierta al dialogo y el cambio habiendo comprendido que “Martín Lutero tenía razón”; significa que la Reforma Protestante está logrando su cometido y eso debe de motivarnos a seguir adelante.

Católico o Protestante | católico y protestante:

No se trata de ser “católico o protestante” sino de ser “católico y ser protestante”. Todo buen Católico ha de ser protestante y todo buen Protestante ha de ser católico. ¿Qué significa eso? Significa que ante todo debemos ser primeramente cristianos. Eso significa que somos más que los ‘fanáticos’ de un equipo o ciegos seguidores de algún dogma de “nuestra iglesia” no importando el nombre que tenga. Tenemos responsabilidad ante Dios y el fanatismo o la ignorancia no son excusas. La Biblia dice que “a quien mucho se le da, mucho se le demanda” ( ). A veces vemos continuas peleas entre cristianos de diversas denominaciones cuando en verdad lo que debemos hacer es “contender ardientemente por la fe que fue una vez dada a los santos” (Judas 1:3); eso significa que a veces tenemos que exponer los errores dentro de la misma iglesia. Predicar la verdad en amor es el llamamiento de todo creyente.

La palabra ‘católico’ es ‘kata + holos’ significa ‘perteneciente al todo’. En el segundo siglo, cerca del año 107 AD, Ignacio de Antioquia, en una carta enviada a la iglesia de Esmirna en la región de Turquía, utilizó el término ‘iglesia católica’ para referirse a todas las congregaciones de entonces. Luego, muy temprano en el tercer siglo, mucho antes del establecimiento de la Sede Romana, los cristianos ‘católicos’ eran aquellos que se atenían a las doctrinas de los apóstoles, es decir, católico era sinónimo de ortodoxia; ortodoxia significa ‘correcta (orto) doxia (opinión o creencia)’.  Todos los de la “creencia correcta” eran los católicos. Esto se hacía para diferenciarse de los otros llamados cristianos que no se atenían a las doctrinas apostólicas. Como en ese entonces no había división entre el Cristianismo Oriental (con base en Constantinopla) y el Cristianismo Occidental (con base en Roma) todos los cristianos trinitarios eran católicos; los otros eran cristianos arrianos y eran herejes (o divisores) que se apartaban de las creencias católicas. Todos los católicos sostienen las doctrinas de la Santa Trinidad, la encarnación del Verbo, su nacimiento virginal y su resurrección.

Por lo tanto, si sostenemos las doctrinas católicas de la iglesia debemos protestar ante cualquier desviación de la verdad. Cualquier enseñanza que quite o añada a lo establecido desde el principio, “la fe una vez dada a los santos” debe ser ‘protestado’ por el creyente en Cristo.

¿Eres Católico o Protestante?

Cuando entendemos el verdadero significado de la palabra ‘católico’ como una referencia a la fe universal que encierra las creencias fundamentales del cristianismo apostólico de todas las congregaciones de Cristo, no podemos negar que “todo buen protestante debe ser al mismo tiempo, verdaderamente  católico”.  Tristemente y quizás por ignorancia, muchos protestantes hoy día desprecian el término católico como si fuera una mala palabra. Para ellos es sinónimo de algo totalmente contrario y opuesto a la Biblia y a sus convicciones cristianas evangélicas.  Pero ya hemos visto esa forma de comprender las cosas no es correcta.

Al mismo tiempo, cuando un miembro de la Iglesia Católica Romana escucha el término protestante, lo asocia como perteneciente a aquellos que, desde su punto de vista, “dividieron la iglesia”. Pero tal cosa no debiera ser; el buen católico también debe comprender que mas allá de ser un simple y pasivo oyente, debe ser un defensor de la fe y estar dispuesto a ‘protestar’ contra lo que está errado dentro de su iglesia.  Los protestantes dentro de la iglesia católica deben ser quienes empujen para que haya una verdadera re-forma en Roma y que la iglesia corrija lo que está mal dentro de ella y los católicos dentro de las iglesias protestantes quienes hagan lo mismo señalando los errores de su iglesia.

¿Quién puede ser un Reformador?

No cualquiera califica para ser Reformador o Reformadora en la iglesia. Existe un requisito indispensable para poder serlo. La siguiente lista de calificaciones y pensamientos que puede ayudarle:

  • Comienza con comprender que la Iglesia no es infalible y puede caer en el error.
  • Si la iglesia se equivocó en el pasado puede suceder en el presente.
  • Hace falta ser un fiel estudioso de las Escrituras.
  • Debe tener una mente inquisitiva y analítica.
  • Debe pedir a Dios por el Espíritu Santo para tener discernimiento.
  • Que alguna práctica o enseñanza sea muy antigua no necesariamente significa que sea correcta.
  • ¿Por qué y qué significa lo que hace la iglesia?
  • ¿Cuál es el origen de tal práctica – estaba en el diseño original o fue introducida más tarde?
  • ¿Contradice la Biblia lo que se hace en la iglesia?
  • No solamente se debe preguntar por lo que se hace sino también por lo que no se está haciendo
  • No se puede ser un simple receptor pasivo que se conforma con respuestas sin un CLARO sustento bíblico.
  • Pregúntese si hay otra manera de ver las cosas.
  • Si otros cristianos ortodoxos lo han visto y hecho de una manera distinta.
  • Y otra vez, ¿QUE DICE LA BIBLIA?

La Gloria de Dios

Un verdadero cristiano es aquel o aquella que entiende que su salvación es sólo por gracia y sólo por la fe y que depende sola y únicamente de Cristo quien tomó su lugar en vida y muerte. Tal cristiano, dentro de las filas Católicas Romanas o del Protestantismo debe de haber comprendido que la tarea principal de la iglesia es glorificar a Dios por medio de Cristo en todo lo que hace y enseña. Tal persona NO puede permanecer tranquila  e indiferente ante los abusos de niños, las doctrinas introducidas a la iglesia sin fundamento sólido en la Escritura, la añadiduras de obras y méritos humanos a la obra de Cristo para poder obtener la salvación,  las visiones extra-bíblicas, las supersticiones religiosas sin fundamento bíblico, las nuevas (o viejas) oleadas de sueños y revelaciones, las ventas de bendiciones, sanidades y salvación a cambio de dinero, las apariciones de muertos del pasado y/o de seres angelicales con mensajes extra-bíblicos, los supuestos apóstoles y hombres infalibles, los tales profetas y videntes modernos (o históricos) tanto en la Iglesias Católica como muchas Protestantes.

Si es cierto que deseamos ser “verdaderos adoradores en espíritu y verdad” (Juan 4:24); si deseamos ver una iglesia pura, entonces debemos de “contender ardientemente por la verdad que fue una vez dada a los santos” dondequiera que estemos.

Y por todo eso y mucho más, “todo buen Católico debe ser protestante y todo buen Protestante debe ser católico”.

 

J.L. Trujillo

31 de octubre de 2017.

 

Anuncios
 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: