RSS

¡A MI TODO ME SALE MAL!

04 Ago

“¡Desde que me metí a la iglesia todo me sale mal! Antes todo me iba bastante bien, tenía dinero, trabajo, amigos, salud y comodidad; claro, no era millonario ni perfecto, pero no estaba con tantos problemas como ahora. Yo pensaba que Dios estaría contento conmigo si yo daba este cambio en mi vida y me metía en la religión…”.


141022.Moses.red.seaHan sido tantas las veces que he escuchado este lamento en la boca de algunos cristianos, pero particularmente de parte de aquellos que son nuevos en este camino de la fe o quienes han decidido hacer un nuevo compromiso en sus vidas con Dios.  Muchos han sostenido experiencias negativas después de haber decidido volverse a Dios; como que todo se ha vuelto en su contra. La lógica es que todo lo malo que le ha sucedido en la vida es ‘producto’ o ‘consecuencia’ de su decisión de seguir a Cristo y que por lo tanto se han equivocado.

Ante esta realidad, para ellos, parece una mejor idea el volver al estilo de vida pasado y no seguir en este camino cristiano que parece empeorar las cosas en vez de mejorarlas.  Muchos, entonces, han decidido dar sus espaldas a la iglesia, la fe y a “la religión” y seguir en la vida pasada cuando todo les iba mejor.

¡Tienen toda la razón!

Lo cierto es que, de cierta forma, ellos tienen razón.  Puede ser que las cosas le vayan realmente peor ahora que antes.  La fe cristiana no promete a nadie “mejorías materiales” por el simple hecho de hacerse cristiano.  Desde el mismo comienzo de la iglesia, hace dos mil años atrás, Jesucristo les dijo a sus discípulos “si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” y también les aclaró que “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;  porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mat. 7:13-14)

¿Por qué hay tantos problemas?

La liberación del pueblo de Israel de Egipto es una de las historias más sobresalientes en toda la Biblia.  Los israelitas se encontraban viviendo en Egipto.  Por muchas generaciones y por 400 anos, habían vivido en Egipto. Tenían ‘casas’, ‘trabajo’, ‘comida’, ‘relaciones’, ‘amistades’. No era perfecto pero les iba bastante bien.  Gozaban de cierto grado de ‘comodidad’, ‘tranquilidad’ y ‘seguridad’ entre los egipcios.

Lo cierto es que allí, en Egipto ellos eran ‘esclavos’.  Con tantas cosas a su favor, aunque a veces clamaban, no pensaban mucho en lo que significaría ser ‘libres’. Ellos eran esclavos del rey Faraón quien hacía con ellos como bien le parecía, sus vidas y las vidas de sus hijos dependían de la decisión de los egipcios. En realidad tenidos como gente de segunda clase, pero se sentían bien, estaban acostumbrados a aquella realidad.

El dolor de la liberación

La historia de los Israelitas en Egipto tipifica la realidad del ser humano.  Egipto tipifica el mundo; Faraón tipifica a Satanás y los egipcios son los demonios y y Moisés, el libertador tipifica a Jesucristo.  Dios no quiere que el hombre esté en esa condición a la cual se ha acostumbrado. Dios quiere que la gente sea libre.

Cuando Moisés fue a Egipto se reunió con los del pueblo a quienes les pareció muy buena la idea de salir de Egipto y marcharse a una “tierra prometida” que fluye leche y miel.  Hasta ahora todo iba muy bien pero Moisés se dispuso a reclamarle al Faraón la libertad de su pueblo, las cosas empeoraron para ellos.  Comenzaron los problemas y su “paz y tranquilad” fue afectada.  Faraón les quitó ciertas comodidades y les aumentó la carga de trabajo (Éxodo 4:9-20).  Comenzaron a ser azotados y maltratados por los egipcios.  La única conclusión lógica sobre esta condición es que la culpa de todo el mal que les venía la tenía Moisés (Éxodo 4:21).

Después que Dios trajera diez plagas de juicio sobre los egipcios, estos salieron de la esclavitud de Egipto hacia la tierra prometida. Iban por el desierto para llegar a su destino; pero se encontraron frente al mar y no podían pasar al otro lado. Para aumentar los males, los ejércitos egipcios venían detrás de ellos para tomarles cautivos nuevamente. ¿Qué hizo el pueblo de Israel ante esta difícil situación? Hizo lo mismo que hacen muchos nuevos (y viejos) convertidos, comenzaron a quejarse contra el enviado de Dios:

Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto?  ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto. (Éxodo 14:11-12)

¿Cuál fue la reacción de ellos? La misma de muchos que han salido de Egipto cuando enfrentan dificultades “todo me sale mal, mejor me voy de vuelta a Egipto, mejor sirvo al Faraón”.   Pero esa NO ES la solución. Moisés no les negó que había un gran problema frente a ellos (no podían cruzar el mar) y una muerte inminente detrás de ellos (los ejércitos egipcios); estaban realmente acorralados. Pero Moisés les dijo que no miraran las circunstancias como algo sin solución.  Las palabras de Moisés al pueblo fueron estas:

Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. (Éxodo 14:13-14)

todo_mal¡Y así fue! Dios dividió el mar y el pueblo pasó en seco hasta el otro lado. Sin embargo, el mismo mar que se abrió para que los Israelitas pasaran fue el que ahogó los ejércitos de Egipto.  Una vez al otro lado el pueblo cantó y glorificó a Dios por lo que había hecho por ellos. Ellos cantaron “El Himno de Victoria” después que pasaron el Mar Rojo. Que bueno fuera que aprendamos a contar esa glorioso canción aun antes de que pasemos el mar sabiendo de atemano que Dios nos dará la victoria.

Pero no pasó mucho tiempo cuando los Israelitas estaban de nuevo quejándose de su condición y deseando volver a Egipto, volver a ser esclavos. Dios les había dado su mana, pan del cielo para sostenerlos en el desierto, pero eso les parecía muy poco comparado a lo que tenían en Egipto.  Ellos volvieron a quejarse contra el enviado de Dios:

… y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: !!Quién nos diera a comer carne! Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos. (Números 11:4b-6)

El diablo no se queda tranquilo

La libertad es algo que Dios quiere para sus hijos. Mientras estamos acomodados a Egipto todo nos parecerá bueno porque Faraón (el diablo) nos dejará ‘aparentemente’ tranquilos. Sin embargo, cuando decidimos que no queremos seguir en esa vida, que hay algo mejor para nosotros, una nueva ‘tierra prometida’ y una nueva relación con Dios, el diablo (como el Faraón) no se va a quedar tranquilo; las cosas se van a poner malas. Habrá  problemas en el hogar, en el trabajo, en las relaciones, en la salud, en las finanzas, etc. Dios, sin embargo, nos mostrará su gloria.

Sin embargo, el hecho que usted se halle en diversas pruebas y tribulaciones después de haber decidido seguir a Cristo no es señal de que ha hecho algo malo sino que está en el camino correcto.  Si el diablo lo deja tranquilo, si todo le va relativamente bien, si no hay adversidad, es probable que el diablo esté “contento” con lo que usted está haciendo o con la situación en que le tiene.  Pero una cosa es cierta, Dios no le deja solo ni un momento.  El no está lejos, está con usted y también le defiende y le provee lo necesario. Pablo escribió “mi Dios pues suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria…” (Fil. 4:6)

Un cambio de perspectiva

Los problemas llegan porque el diablo no quiere perderle; el desea mantenerle en su poder con las aparentes ‘comodidades’ de Egipto: “el pescado, los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos de Egipto”.  Lo correcto NO ES volver a desear la vida de esclavo sino mirar hacia delante a la vida de la libertad.  La idea es cambiar la perspectiva, salir de una mentalidad de esclavo ahora tenemos que aprender a ser libres. Ser libre significa que hay que saber enfrentar las situaciones difíciles y las adversidades, que hay que aprender a depender de Dios cada día.  Que hay que aprender a luchar contra las ofertas baratas y temporales del enemigo para seguir aquello que Dios nos ofrece y que perdura para siempre.

Tenemos que aprender a despojarnos del viejo hombre esclavo y ponernos las vestiduras de la libertad. Pablo, hablándoles a quienes deseaban dejar a Cristo para volver a la esclavitud de la ley, les dijo: “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros”

Las palabras de Jesucristo siguen siendo ciertas para nosotros:

Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. 33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? 34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. 35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. 36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.  (Juan 8:L31-36)

Aprender a Confiar

Las pruebas y las dificultades NO SON, ni deben ser una sorpresa para el cristiano.  Jesucristo dijo “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.(Juan 16:33)” Si hay algo que la Biblia garantiza para todos aquellos que desean buscar a Dios es lo siguiente: “Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;” (2 Timoteo 3:12).

Debemos de confiar en Dios que nos dará la victoria cada día.  Aunque no lo veamos, debemos aprender a confiar, eso es tener fe en Dios.

…sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.. (1 Pedro 1:5-7)

La Biblia es clara en que habrá dificultades en esta vida pero también promete que Dios no nos deja solo ni un momento.  Dios suplirá, Dios nos dará lo necesario, Dios no nos deja.  Si el cuida de las flores y de las aves, cuanto más no cuidará de nosotros que somos sus hijos (Mateo 6). Desde tiempos antiguos hasta ahora podemos decir con el Salmista David:

Porque los benditos de él heredarán la tierra;
Y los malditos de él serán destruidos.

23 Por Jehová son ordenados los pasos del hombre,
Y él aprueba su camino.

24 Cuando el hombre cayere, no quedará postrado,
Porque Jehová sostiene su mano.

25 Joven fui, y he envejecido,
Y no he visto justo desamparado,
Ni su descendencia que mendigue pan.

(Salmo 37:22-25)

“El Himno de Victoria”

Les comparto a manera de conclusión esta poderosa canción por Danny Berrios,  “El Himno de Victoria”; la cual les puede  ayudar a entonarse con la realidad de que Dios está con nosotros cuando estamos frente al mar de dificultades en nuestra vida:

J.L. Trujillo

4 de Agosto de 2016

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: