RSS

EL ‘VERDADERO’ PENTECOSTÉS

15 May

Icon-PentecostHoy* celebramos, según el calendario cristiano, el domingo de Pentecostés.  Este día de fiesta cristiano no es uno que no se celebra tanto como el día de Resurrección o la Navidad. Sin embargo, es precisamente este día el que marca el cambio en la historia de manera que podamos celebrar tan ampliamente en todo el mundo la Resurrección de Cristo y Su nacimiento.

Existen, desde hace unos 100 años, varias denominaciones cristianas conocidas como ‘Iglesias Pentecostales’. Muchos de nosotros que crecimos en el movimiento pentecostal se nos enseñaba la idea de que debíamos “hablar en lenguas” ya que esa era la señal inicial de haber sido “bautizados en el Espíritu Santo”.

A causa de ese énfasis, la ‘glosalalia’ como se le refiere al fenómeno de hablar (laleo) en lenguas (glosa) en círculos teológicos, se convirtió en una meta que debía ser buscada y promovida.  Muchas veces el foco estaba más en ‘las lenguas’ que en el verdadero significado de Pentecostés. Por lo tanto, muchas personas se perdían el verdadero significado de esta fiesta por ir en busca de una experiencia que muchos, al no conseguirla, la pretendían haciendo sonidos y repitiendo dos o tres “palabras” en alguna “lengua extraña” cuya legitimidad no podía (ni puede) ser comprobada pero aún así era (y es) casi siempre aceptada.  En contraste a tales ideas y prácticas, en esta breve entrada me propongo compartir lo que considero que es el verdadero significado de aquel evento único en la historia de la Iglesia y considerar que hace a una Iglesia o congregación que es Verdaderamente Pentecostés, aunque debo aclarar que muchos cristianos, ya sean Pentecostales o de otras denominaciones sí lo han comprendido:

El día de Pentecostés (también conocido como la fiesta de las semanas o las primicias) era una de las tres grandes fiestas que se celebraban cada año por los judíos de acuerdo a la ley de Moisés.  La palabra ‘pente’ significa 5 y ocurría 50 días después del domingo que seguía la celebración de la Pascua. Eran siete semanas más un día ([7×7=49]+1=50).

Pero, ¿Qué podemos aprender de Pentecostés?  ¿Cuál es su significado?  A continuación siete puntos importantes sobre lo que significa esta fiesta tan importante para el pueblo Cristiano:

  1. Marcó la realidad de la victoria de Cristo:

Antes de su ascensión a la diestra del Padre, Jesús prometió a los discípulos que el les daría otro Consolador (Jn. 14) que estuviera con ellos y les guiara.  También les ordenó que se quedarán en Jerusalén hasta que el les “bautizará con en Espíritu Santo” (Hch. 1:8).  El derramamiento del Espíritu Santo representaba la victoria de todo lo que Jesucristo había hecho y dicho en su ministerio terrenal.  Dios el Padre le dio al Hijo el poder de enviar el Espíritu Santo. Además nos muestra a un Dios soberano sobre todas las cosas.  Pedro explica en su predicación que todo lo ocurrido a Jesucristo fue de acuerdo a lo que Dios había establecido que debía suceder.  En Pentecostés aprendemos que Dios es soberano sobre todas las cosas, aun los pecados de los hombres inicuos (tal como el de Pilatos, Judas, y los líderes Judíos) están siendo dirigidos bajo su poderosa mano para cumplir victoriosamente Sus propósitos (Hch. 2:23). Cristo seguirá siendo victorioso  no importando las oposiciones y los ataques de los inicuos del mundo.

  1. Marcó el cambio de paradigma en cuanto al reino de Cristo (Interno vs. Externo):

Antes de Cristo, en el Antiguo Testamento, la dirección y visión de Dios y la nación escogida estaba concentrada hacia lo interno. Era un movimento continuamente hacía adentro: Israel, las doce tribus, Jerusalén, la adoración, los sacrificios, el templo, el lugar santo, el lugar Santísimo. Después de la venida de Cristo el movimiento es hacia afuera: desde la cruz, al sepulcro, a Jerusalén, a Judea, a Samaria, y a lo último de la tierra. Jesús había prometido que así serian las cosas después que descendiera el Espíritu Santo “…y me seréis testigos en Jerusalén, en Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra”.

  1. Marcó el cambio en el plan de Dios en el trato con el hombre:

Cuando los Israelitas llegaron a la tierra prometida, ellos conquistaron su territorio a fuerza de espada.  Ahora, la conquista sería mundial pero no por la espada sino por el poder del Espíritu y la Palabra… “No es con espada, ni con ejército mas con su Santo Espíritu” (Zac. 4:6, Rom. 1:16, 1 Cor. 1:18).  Es la predicación de la Palabra (el evangelio) con el poder del Espíritu Santo el que hace la diferencia y para eso, para la proclamación del mensaje de Cristo, el Espíritu de Dios será derramado sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños; Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. (Hch. 2:17). Un pueblo que proclama a Dios a otros, no importando su edad ni condición, es un pueblo lleno del Espíritu Santo.

  1. Marcó la expansión del reino a todas las naciones:

Anteriormente el trato de Dios estaba centrado en una nación, Israel.  Dios había escogido a un hombre, Abraham; un descendiente, Isaac; un hijo, Jacob; una nación Israel.  Ahora Dios ha escogido a Cristo y quien “serán benditas todas las naciones de la tierra” (Gal. 3:8).  El mandamiento que Jesús les había dado a los discípulos era exactamente ese “toda potestad me ha sido dada en los cielos y en la tierra, por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones…” (Mt. 28:18) y también “predicad el evangelio a toda criatura…” (Mr. 16).

  1. Marcó el comienzo de la Unidad:

En el Antiguo Testamento, al principio de la Biblia, en el libro de Génesis (11:1-10) leemos sobre como los hombres fueron rebeldes al desobedecer el mandamiento de Dios de llenar toda la tierra.  Ellos se reunieron en un solo lugar y comenzaron a edificar una torre para llegar a donde estaba Dios y “hacerse un nombre”.  Eso no era lo que Dios les había mandado; El quería que ellos llenaran la tierra, por eso ‘Dios descendió para traer confusión de lenguas y separación’.  Babel significa ‘confusión’. Ellos comenzaron a hablar en distintos idiomas y fueron forzados a separarse porque no se entendían y así se esparcieron y llenaron la tierra tal como Dios lo había ordenado.  ¡Allí fueron separados!

En contraste, el día de Pentecostés el Espíritu Santo fue derramado por Dios no para traer confusión ni separación sino para traer entendimiento,  iluminación y unidad.  Por medio del fenómeno de las lenguas o idiomas hablados por los discípulos de Cristo cuando vino el Espíritu Santo sobre ellos se marcaba un cambio radical. ‘Aquel día Dios descendió para traer entendimiento y unidad’ en “un nombre, Jesús.”  Ahora, el evangelio, anunciando las maravillas de Dios sería extendido a todas las naciones.  La gran reunión de los pueblos, tribus, naciones y lenguas comenzaría desde aquel mismo momento. Esa gran unidad será celebrada un día ante el trono de Dios donde gente de toda la tierra dará gloria a Dios por los siglos de los siglos:

Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. (Apocalipsis 7:9-10)

  1. Marcó el comienzo una nueva forma de adoración cristiana del Nuevo Pacto:

La adoración del Antiguo Testamento estaba basada en el sábado, los sacrificios, el templo, y el reinado de Israel.  La adoración del Nuevo Pacto estaba basada en el sacrificio y reinado de Cristo. Bajo el gobierno de Cristo la adoración tomaría otro aspecto.

  • – Un Nuevo Día: Significativamente el primer servicio cristiano bajo el Nuevo Pacto tomó lugar el primer día de la semana, el domingo, dándole el primer lugar a Dios y no el último como se hacía en Antiguo Pacto.
  • – Un Nuevo Lugar: No fue en el templo de Jerusalén sino donde estaban reunidos en su nombre. Ya “no es ni en Samaria, ni en Jerusalén donde se adoraría,  Dios busca adoradores que le adoren en Espíritu y verdad.” (Jn. 4)

 

  • – Un Nuevo Pueblo: No de algunos, no es de los judíos ni los que se hacían como ellos sino de “a los que están cerca y los que están lejos, a todos cuantos el Señor llamare” (Hch. 2:39).

 

  • – Un Nuevo Rey: Una de las cosas que dejó clara el Apóstol Pedro en su primer sermón el día de Pentecostés fue que el rey David había muerto y permanecía en el sepulcro pero Cristo había resucitado de entre los muertos, había subido al cielo a la diestra de Dios y había sido declarado “Señor y Cristo” (Hch. 2:36) y se requiere que todos reconozcan su señorío.

 

  1. Marcó la verdadera expresión del poder de Dios, la predicación del evangelio:

El ‘Verdadero Pentecostés’ está en toda iglesia que proclama el señorío (reinado) de Jesucristo y habla de sus maravillas; particularmente la maravilla de la obra que Jesucristo hizo por nosotros de tal manera que los oyentos sean “confungidos de corazón y digan: que haremos para ser salvos” (Hch. 2:37).

El mismo Cristo dijo pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos” (Hch. 1:8a). Como iglesia estamos llamados a proclamar esa obra poderosa de salvación en todo el mundo. El apóstol Pedro, en el primer sermón cristiano, el día de Pentecostés dijo “sed salvos de esta generación perversa” (Hch. :402). El evangelio llama a los hombres a una nueva relación con Dios, a la salvación.  Mas tarde el apóstol Pablo declararía lo mismo diciendo: “no me avergüenzo del evangelio porque es poder de Dios para salvación” (Rom. 1:16).

Interesantemente el día de Pentecostés 3,000 personas  se convirtieron a Jesucristo (vs. 41).  Ellos fueron, tal como lo indica la fiesta, las primicias o “primeros frutos” de una gran cosecha que estaría por venir. En el día final, cuando suene la séptima trompeta y Jesucristo vuelva se dirá: “…Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 11:15).

 

J.L. Trujillo

*Domingo 15 de Mayo, 2016.

 

 

Anuncios
 

Etiquetas: ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: