RSS

CUIDADO CON LOS “Anti-CALVINISTAS”

02 May

anti-calvinismoSi usted NO ES Calvinista, el propósito de esta entrada NO ES la de convertirle en Calvinista (aunque eso no sería una mala idea). El propósito es en realidad el de mantenerle Cristiano (y esa idea es mucho mejor). ¿Qué quiero decir con esto? Es muy simple pero a la misma vez de suma importancia para su crecimiento y seguridad espiritual.

Sucede que cuándo alguien es expuesto por primera vez a las doctrinas Reformadas acerca de la Soberanía de Dios, los cinco puntos del Calvinismo y la predestinación, en muchas ocasiones tiende a rechazar tales enseñanzas como falsas por tenerlas como contrarias a lo que el entiende, lo que se le ha enseñado sobre la Biblia, o por tenerlas como  repugnantes a los sentimientos y el pensamiento humano.

Si usted piensa que el Calvinismo es incorrecto, NO HAY PROBLEMA. Esa es su prerrogativa y Dios se lo permite, no lo va a partir un rayo por eso (es una broma). Sin embargo, debe tener mucho cuidado a quién confía para su información. A continuación presento cinco razones por las que usted debe tener mucho cuidado con los teólogos y ministerios anti-Calvinistas que tanto abundan en la Internet:

1. ENGAÑO: Muchas veces el repudio al Calvinismo se debe a que se recibe de “teólogos expertos” o “Ministerios Anti-Calvinistas” que lo presentan de tal manera que hasta los mismos Calvinistas lo condenarían. Lo que dicen sobre el Calvinismo es en muchos casos engañoso. Quizás sea intencionalmente pero puede ser que tales personas no se han tomado el tiempo para investigar las fuentes fidedignas dentro de su contexto y simplemente ‘repiten’ los errores que otros han dicho o escrito.  Le aconsejo que tome tiempo en el estudio serio sobre lo que en VERDAD creen y enseñan los Calvinistas.  La “Confesión de Fe de Westmister” es un buen punto de entrada. Es enorme, está bien documentada y se consigue gratis en la Internet (haga clic sobre el enlace). De hecho, todas las confesiones evangélicas son de alguna forma derivados de ella.  También puede invertir en libros de teólogos Reformados clásicos tales como Matthew Henry, Louis Berkhof, Charles Hodge, James Montgomery Boice, Wayne Grudem, R.C. Sproul, D. A. Carson, Roger Smallings, etc.

2. SENTIMENTALISMO: Frecuentemente se apela a los sentimientos para presentar sus puntos de rechazo en vez de utilizar la Biblia como base.  Los sentimientos son importantes en la existencia humana pero no deben regir nuestras posturas en cuanto a asuntos de tanta importancia como las doctrinas cristianas. De hecho, varias doctrinas cristianas están en contra de los sentimientos del hombre y no por eso dejan de ser ciertas. El infierno, por ejemplo, ni es doctrina fácil de comprender; Piénsalo por un momento. Que alguien tenga sufrir la condenación del fuego eterno por sólo pecar menos de 80 a 100 años como que no es algo equitativo que digamos pero no por eso deja de ser verdad.

3. DESCONTEXTUALIZACIÓN: Cuando estos ministerios o expertos “Anti-Calvinistas” usan la Biblia, a menudo lo hacen de manera irresponsable sin considerar el contexto inmediato, del libro en cuestión o de la Biblia en su totalidad.  Se suelen poner versos a contradecirse unos a otros violentando el significado llano y sencillo de algunos pasajes o explicando que “aunque dice eso, no es eso lo que quiere decir…” También toman sin su debido contexto las citas de los autores Reformados. No confíe en lo que alguien dijo que fulano mencionó sobre lo que le expuso otro sobre lo que declaró algún Calvinista. Para remediar esto le aconsejo comprarse un buen libro de hermenéutica bíblica y que ponga en práctica buenos principios de interpretación. También es mejor investigar la fuente de lo que se ha dicho para no repetir sin estar seguro que lo dicho sea cierto o en su debido contexto.

4. ASOCIACIONISMO: Suelo escuchar (y leer) gente decir que “San Agustín no era cristiano, era un filósofo Platónico y metió sus ideas al Cristianismo” o “Calvino tampoco era cristiano…”  o “están asociados con Roma y respaldan doctrinas católicas, etc.” Lo cierto es que ningún cristiano es perfecto ni los Calvinistas, ni los no-Calvinistas.

A la verdad que decir quien era o no era cristiano casi 2000 o 500 años después de que existieron es solo atrevimiento por decir poco. Poner en tela de juicio la conversión de gente que dedicaron su vida a la enseñanza y la predicación de la Biblia es un comportamiento arrogante que toma el lugar que solo le corresponde a Dios.

Además todos los grupos cristianos, calvinistas o no, sostienen en común doctrinas con la Iglesia Católica Romana y no por eso tales enseñanzas dejan de ser ciertas.

5. HETERODOXIA: He dejado este punto para el final aunque considero que es el más importante. ¿Porqué? Porque la heterodoxia es lo opuesto a la ortodoxia. La Ortodoxia Cristiana encierra el cuerpo de doctrinas que representan el pensamiento cristiano histórico.  Los debates doctrinales no son nada nuevo. De hecho, las doctrinas que hoy se mantienen dentro del Calvinismo han sido debatidas desde hace casi 2,000 años. No, no es algo nuevo que empezó hace poco.  De igual manera, las posiciones contrarias tampoco son nuevas; llevan el mismo tiempo de discusión y debate en la historia de la Iglesia.

Lo que es importante conocer es que a través de todos estos siglos la Iglesia, por medio de serios estudios, debates y reuniones de doctores, pastores y teólogos conocedores de los idiomas originales, han llegado a construir un cuerpo doctrinal que define correctamente lo que cree el Cristianismo Bíblico y que así mismo debe creer todo aquel que quiera ser tenido por Cristiano. Eso es conocido como la Ortodoxia Cristiana. El cristianismo histórico en sus tres expresiones principales, Católico Romano, Iglesia Ortodoxa y el Protestantismo, aceptan estas doctrinas.  De ahí que la Iglesia Cristiana tenga lo que se conocen como Credos y Confesiones Universales.

Todo aquello que se aparte de la Ortodoxia Cristiana cae dentro de la heterodoxia. En esta categoría están las sectas o grupos que sostienen creencias que muchas veces pueden ser tenidas como aberraciones peligrosas o en otros casos como herejías condenables.

Sucede que muchos Anti-Calvinistas en su empeño por contradecir la Fe Reformada terminan negando también las doctrinas esenciales y centrales del Cristianismo Ortodoxo.  Muchas veces he notado que se sostienen equivocadamente las siguientes ideas que la Iglesia ha calificado de herejías:

  • 1. Se niega el pecado original: La Iglesia nunca niega esta verdad bíblica, el negar esta doctrina deja a quien lo haga fuera de la fe cristiana. Los Anti-Calvinistas en su gran mayoría niegan que los niños nazcan con la mancha del pecado y ma corrupción de Adán y bajo la justa condenación de toda la raza humana. Si la condenación representativa de TODA la raza humana en Adán no es cierta, tampoco es cierta la justificación representativa de los redimidos por Cristo, el segundo Adán ( Rom. 5:12, 19). Y si no somos salvados por la obra de Cristo sólo nos queda salvación por obras y eso la Biblia lo rechaza totalmente.
  • 2. Es Libertino: Siguiendo el punto anterior, se sostiene la libertad moral y espiritual del hombre para decidir su destino eterno:  Muchos Anti-Calvinistas en su afán por atacar el calvinismo sistienen la libertad autónoma del hombre. Además se minimaliza el poder ensordecedor y cegador del pecado sobre los hombres sin Dios. Al hacer esto se alinean, no con la Biblia, sino con los herejes que la Iglesia Cristiana ha condenado por siglos. Jesús mismo enseñó que el hombre era esclavo del diablo y del pecado (Rom.8), que su naturaleza carnal no comprende las cosas espirituales (Juan 3:6-8) y como tal procede en todo tiempo en su dureza y rebelión contra Dios (Hch. 7:51, Rom. 2) a menos que sean librados soberanamente de esa condición para poder creer al evangelio.
  • 3. Es Antropocéntrico: Al sostenerse ambos puntos anteriores, se centra en el poder y decisión del hombre como lo más importante en la salvación y se desestima la importancia de la operación del Espíritu Santo en la redención de los perdidos.  La Biblia es muy clara que NADIE puede llamar a “Jesús Señor” si no es por el Espíritu Santo (1 Cor. 12:3). Sin embargo, para ellos, el Espíritu Santo, si es que se menciona, obra solamente por medio del predicador presentando una oferta al pecador pero nunca influyéndole de manera exitosa hacia la fe. Este descuido al papel del Espíritu Santo es evidente cuando en sus explicaciones o predicaciones contra el Calvinismo el rol del Espíritu brilla por su ausencia al mismo tiempo que se enfatiza la libertad humana, el libre albedrío y el poder de elección en asuntos espirituales por parte del pecador no-regenerado.  Según estos mismos contradictores, como Dios no puede ‘forzar’ a nadie contra su deseo, aún el llegar a creer o mantenerse en la fe descansa sobre el poder del mismo hombre y su libre voluntad en vez de la obra poderosa y la gracia del Dios Trino.

Todos los puntos arriba fueron sostenidos y defendidos por Pelagio, quien el y sus seguidores (pelagianos y semi-pelagianos) han sido, según dice R. C. Sproul, condenados por la iglesia más veces que ninguna otra herejía.

Tristemente muchos hoy día están mas en línea con los herejes que con la Ortodoxia Cristiana. Y muchos van engañado y siendo engañados. No sea usted uno de esos. Aprenda a detectar el error y las herejías de los ‘expertos’ mal preparados en cuanto a la fe.

Hay varios teólogos no-Calvinistas de los cuáles usted se puede beneficiar al leer y comprender en vez de seguir y/o repetir los disparates de los auto-denominados ministerios Anti-Calvinistas que abundan en la Internet.

Quizás le sorprenderá saber que hay muchísimos puntos en los que los Calvinistas y muchos no-Calvinistas concuerdan aún en cuanto a la salvación. En mi experiencia, aún los pentecostales clásicos (no muchos modernos) y muchos Arminianos Bautistas pueden ser catalogados como ‘Semi-Calvinistas’ por su claro entendimiento en la depravación y esclavitud del hombre sin Dios y por su fuerte énfasis en la necesidad e intervención del Espíritu Santo para la salvacion.  La diferencia está solo en el ‘Ordo Salutis’; el orden en que ocurre la salvación.

Para puntos de vista distintos al Calvinismo sobre la elección y la predestinación, pero más cercanos al pensamiento cristiano ortodoxo y evangélico y no al Pelagianismo que tanto abunda hoy día, puede leer los escritos de Jacobo Arminio, Myer Pearlman, Charles Wesley, A.W. Tozer, C.S. Lewis, D.L. Moody, Charles Stanley, Roger Olson, Adrian Rogers etc.

Espero en Dios que usted pueda tomar esto en serio porque como le digo, le ayudará a ‘mantenerse cristiano’.

J. L. Trujillo
29 de Abril, 2016.

 

Nota sobre Pelagio y Pelagianismo: Pelagio un monje de la Iglesia Católica del IV siglo representa el punto de vista autónomo libertino (no confundir con libertinaje).  Aunque recientes estudios niegan que haya sido tan extremo en sus creencias, su nombre ha venido a representar la posición extrema que niega las doctrinas aquí mencionadas. Tristemente aunque Pelagio no haya ido tan lejos (y eso está por verse), muchos Anti-Calvinistas hoy día si lo han hecho y tal posición es condenable.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: