RSS

DIA DE PENTECOSTÉS

09 Jun

Pentecostés_El_Greco,_1597El día de hoy la iglesia cristiana celebra el domingo de Pentecostés. Fue 50 días después de la resurrección de Jesucristo y diez días después de Su ascensión que el Espíritu Santo fue derramado sobre el pequeño grupo de creyentes seguidores del que había sido crucificado. ¿Pero, cuál es el significado de Pentecostés para la iglesia cristiana?

Según las fiestas judías, Pentecostés era una de siete celebraciones del pueblo de Israel. En esta celebración se traían los primeros frutos de la cosecha. Durante esta época piadosos judíos de todas partes del mundo conocidas llegaban a Jerusalén para celebrar.

Fue en una de estas celebraciones, hace casi 2000 años atrás que los seguidores del Cristo resucitado estaban reunidos esperando obedientemente instrucciones de lo alto. Ellos tenían el mandamiento de “Id y haced discípulos a todas las naciones” (Mt. 28); sin embargo, no debían salir hasta que recibieran la promesa del Padre y que Jesús mismo les daría cuando “haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo”. Entonces ellos serían testigos de Jesucristo “en Jerusalén, en Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”.

Cuando llegó el día de Pentecostés ellos estaban reunidos en un cuarto en una segunda planta de una casa. Vino del cielo un viento fuerte que hizo un gran estruendo, los presentes fueron llenos del Espíritu Santo y lenguas de fuego se posaron sobre sus cabezas. Entonces comenzaron a hablar en “otras lenguas” que ellos no conocían. Fue así cuando los visitantes en Jerusalén comenzaron a oír hablar las maravillas de Dios en sus idiomas de origen (Hch. 2).

Había mucha confusión sobre lo acontecido pero Pedro, uno de los principales líderes de la iglesia, se levantó y predicó el primer sermón cristiano después de la resurrección de Cristo. El les dijo que lo ocurrido allí era el cumplimiento de lo profetizado en el Antiguo Testamento por el profeta Joel. Tres mil personas se convirtieron al cristianismo en aquel día (los verdaderos primeros frutos de la fiesta) y fue así como nació la iglesia cristiana del Nuevo Pacto.

¿Pero que significa esto para nosotros hoy día? ¿Qué significa ser una persona o iglesia Pentecostal? La respuesta a esta pregunta depende del entendimiento que se tenga de la Biblia, del plan de Dios y del Evangelio. Para muchos “ser Pentecostal” significa “hacer ruido, saltar, gritar ‘fuego’, profetizar y hablar en lenguas”. Para nosotros, sin embargo, significa mucho más que eso. Ser Pentecostal significa ser una persona o iglesia con un alma “misionera”. Una iglesia que cumple con la misión de Cristo de predicar el evangelio bajo el poder del Espíritu Santo (la única manera de hacerlo) hasta el fin del mundo. Significa ser obediente a la gran comisión.

Ser Pentecostal significa entender que el “plan que estaba escondido por los siglos en Dios” (Ef. 3) se ha dado a conocer a los hombres para la salvación de las naciones. Significa que Dios está conquistando el mundo para el reino de Cristo. Significa que Dios está deshaciendo la confusión y división que trajo como juicio sobre las naciones en la torre de Babel. En Babel Dios esparció los pueblos y separó las lenguas (Gen. 11); en Pentecostés, por el poder del Espíritu, Dios une los pueblos en Cristo sin importar su lengua. El hablar en lenguas ‘representa’ el carácter universal de la iglesia y del reino de Cristo.

El verdadero Pentecostal ve mucho más allá de Jerusalén, de Judea y de Samaria. El cristiano Pentecostal tiene sus ojos puestos en “lo último de la tierra” y sabe que en esa tarea tiene la compañía, respaldo y cuidado de Cristo quien también dejó dicho “y he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

Ser Pentecostal significa entender que aunque el diablo, los demonios y los hombres impíos se opongan, El evangelio va a conquistar el mundo para Cristo. Significa que las naciones van a ser salvas y que la promesa hecha a Abraham va a llegar a su final cumplimiento “en tu simiente (Cristo) serán benditas todas las familias de la tierra”. Pentecostés nos recuerda que Cristo es Rey de reyes y Señor de señores. Significa que al final la victoria será la del Cordero:

Apocalipsis 7: 9 Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos. 10 Y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero

Entonces ¿Es usted un Pentecostal?

¡Solo a Dios sea al Gloria!

J.L. Trujillo

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: