RSS

¿Los Testigos de Jehová mataron a Cristo?

10 Mar

TDJLos Testigos de Jehová (TDJ) es una secta del cristianismo que tuvo sus comienzos en el 1870 al ser fundada por Charles Rusell (1852-1916) cuando contaba solo 18 años de edad.  En sus estudios Rusell negó las doctrinas bíblicas de la Trinidad y la existencia del infierno. Rusell también negó la divinidad eterna del Hijo de Dios.  Basado en su propio entendimiento de Deuteronomio 6:4: “Oye Israel, Jehová tu Dios, uno es”, los Testigos de Jehová no pueden concebir la idea de que la divinidad, siendo UNA subsista a la misma vez en tres personas: “Padre, Hijo y Espíritu Santo”.

Interesantemente los argumentos utilizados por los TDJ para negar la igualdad del Hijo con el Padre son los mismos utilizados por aquellos que mataron a Jesús acusándole de blasfemo por haber afirmado ser igual al Dios.  En un encuentro con los fariseos sobre el día de reposo, al ser cuestionado por haber sanado en ese día a un paralítico en el estanque de Bethesda, Jesús respondió lo siguiente “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.” (Jn. 5:17) Al escuchar esas palabras, la reacción de los judíos (probablemente los escribas y fariseos) fue la siguiente: Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios [ἴσος θεός].” (Jn. 5:18)

Los judíos entendieron que al Jesús decir que era “hijo de Dios” eso le hacía en esencia “IGUAL” a Dios el Padre.  Nótese que ellos no estaban diciendo que Jesús reclamó ser el Padre mismo sino que era “igual” a Dios (el Padre);  Y por eso, dice Juan, ellos querían matarlo “aun más”.

¿Estaban equivocados los judíos en su interpretación a las palabras de Jesús cuando este reclamó ser “el hijo de Dios”?  No lo estaban, ellos entendieron muy bien lo que Jesús estaba diciendo con respecto de sí mismo.  El mismo apóstol Pablo más tarde también confirma que Jesús es “igual a Dios”. En su carta a los Filipenses Pablo dice acerca de Jesús:

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios [ἴσος θεός] como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres (Fil. 2)

Los escribas y fariseos tenían razón, Jesús reclamó ser “igual a Dios”; por lo tanto esto violaría, según ellos, la declaración de Deuteronomio 6:4 acerca de la “unicidad” de Jehová; Pero ellos estaban equivocados al no entender la naturaleza trinitaria de un solo Dios.

Tal parece que los Fariseos también eran Testigos de Jehová pues al considerar el asunto que estamos tratando podemos ver que los judíos que se opusieron a Jesús y le crucificaron pensaban de la misma manera que piensan los modernos TDJ.   Esto, por lo tanto, significa que si los Testigos de Jehová modernos hubiesen vivido en Israel durante el ministerio terrenal de Jesús hace 2000 años atras, ellos también hubiesen gritado “¡Crucifícale!”

J.L. Trujillo

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: