RSS

“REPITE CONMIGO…”

10 Mar

En el pasado me he cuestionado la “validez” de la práctica de decirle a la gente “repite conmigo” con referencia a “la oración del pecador.”  Muchas veces hemos podido pensar (y algunos así lo han expresado) que tal oración es una invención dañina y que puede hacer más daño que bien al dar una falsa seguridad de salvación al que la repite.  Esta oración ha venido a ser catalogada como “creencia fácil” y sin compromiso donde la gente que “repite” la oración no cambia sus vidas después de aquel momento y  siguen igual como estaban antes, viviendo en pecados y pensando que si mueren (o Cristo viene) se van al cielo.  No dudo que esto sea verdad.  Puede ser que tengan razón los que se oponen ya que en muchos casos es cierto lo que ellos dicen.  Pero hay que entender que aunque en muchos casos eso es así, en muchísimos otros no lo es.

Sin embargo, ayer por la mañana cuando me dirigía a mi trabajo, escuchaba un predicador en la radio que invitaba a la gente a arrepentirse de sus pecados y recibir a Cristo como salvador y luego, como es ya la costumbre común entre los predicadores, decía “repite conmigo esta oración…” Después de escucharlo, me puse a pensar el porqué los predicadores hacían esa oración y si era bíblico o no el hacerlo.  Algunos pensamientos vinieron a mi mente mientras meditaba el asunto.  Esto fue lo que pensé: Sabemos que esa oración no está en la biblia aunque vale aclarar que los conceptos mencionados sí están:

  1. Se dirige al Dios de la Biblia como Padre
  2. Se confiesa a Dios que uno es pecador
  3. Se reconoce la necesidad de salvación
  4. Se invoca el nombre del Señor como único salvador
  5. Se expresa a Dios el arrepentimiento
  6. Se indica “fe” (creer) y confianza en la obra redentora de Cristo
  7. Se pide recibir a Cristo como Señor y Salvador de su alma
  8. Se pide al Espíritu Santo que llene su vida
  9. Se termina pidiendo en el nombre de Jesús
  10. Se da gracias a Dios por la salvación

¿No está mal verdad? Lo único que  pienso que muchos dicen y que no se debe decir es “escribe mi nombre en el libro de la vida” porque la Biblia no enseña que se ore pidiendo eso. Además, la Biblia parece indicar que los nombres de los que son salvados ya fueron escritos desde antes de la fundación del mundo (Apoc. 13:8; 17:8). Por lo demás, está muy bien.

La Biblia contiene varias oraciones y muchas de ellas importantes incluyendo el tan conocido ‘Padre Nuestro’.  Pudiéramos preguntarnos por qué razón esa oración (del pecador) no está en la Biblia.  Sucede que en los tiempos bíblicos, se le decía a la gente “cree en el Señor Jesucristo y serás salvo”  y “todo el que invocare el nombre del Señor será salvo”.   La invocación (oración) al Señor para salvación es una acción de la fe.  A primera vista pareciera que toda la gente sabía de qué se trataba, pero tal parece que no es así tan evidente; hablaré de esto mas adelante.

¿Pero cuál es la razón de tal oración del pecador?  Después de escuchar el predicador radial, me puse a pensar en la cantidad de personas que me han dicho “yo no sé orar”. Aun dentro de la iglesia algunas personas me han dicho eso.  Sucede que vivimos en una cultura que es en gran parte “irreligiosa” (sin religión).  No significa que están en contra de la religión o del cristianismo en este caso, sino que simplemente no han estado relacionados con las actividades religiosas (cristianas) como la meditación o la oración a Dios.  Mucha de la gente del mundo nunca ha orado.  Por eso pienso que los predicadores acostumbran hacer la oración del pecador a los que vienen a Cristo.  Ellos no saben orar.

Por lo tanto, la oración sirve también para “enseñarles a orar”.  Como mencioné antes, tal pareciera que en los tiempos bíblicos, en un ambiente tan religioso y en una nación tan devota  como Israel, la gente común del pueblo supieran orar desde pequeños, pero parece que ese no era el caso.  Los discípulos le dijeron a Jesús Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos…” Me parece chocante que los discípulos de Jesús (y los de Juan), siendo judíos de nacimiento y viviendo en esta cultura tan religiosa no supieran orar.  Jesucristo no les dio a sus discípulos una reprimenda por no saber orar sino que les dijo “Cuando oréis decid, Padre nuestro que estás en los cielos…”

Cuando el nuevo profesante (note que no dije convertido; aunque bien pudiera serlo, solo el tiempo dirá), repite la oración del pecador, no solamente está “repitiendo conmigo” algo que es bíblico y recibiendo la salvación de su alma si lo ha hecho de corazón puro y verdadero, sino que también está “aprendiendo a orar.”

De paso, si no has aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador de su alma, si te arrepientes de todos tus pecados contra Dios y los hombres, este puede ser un buen momento para invocar el nombre del Señor y recibir gratuitamente la salvación que él le ofrece, entonces, repite conmigo…

Padre Celestial, reconozco que soy pecador, sé que he quebrantado tus leyes y que mis pecados me han separado de ti. Estoy sinceramente arrepentido y ahora quiero apartarme de mi pasado pecaminoso y dirigirme hacia ti. Necesito tu salvación.  Por favor  recíbeme como tu hijo/a y perdona mis pecados. Creo que tu hijo Jesucristo murió por mis pecados, que resucitó de la muerte, que está vivo y escucha mi oración. Invito a Jesús a que se convierta en el Señor de mi vida, a que gobierne y reine en mi corazón de este día en adelante. Por favor, envía tu Espíritu Santo para que me ayude a obedecerte y a hacer tu voluntad por el resto de mi vida. Te doy las gracias por enviar a tu Hijo Jesucristo y por esta salvación que puedo tener por medio del sacrificio en la cruz.  En el nombre de Jesús, Amén.

Pienso que no está mal para comenzar aunque le debo aclarar que si usted no ora a Dios desde lo profundo de su alma, no importa cuántas veces “repita conmigo”; no hay salvación alguna. Lo que quiero decir es que no debe confiar en la oración que repite sino “en Cristo”. Repetir conmigo no es ‘evidencia’ de que eres salvo; los frutos que des en tu vida son el fruto de una conversión verdadera y un verdadero arrepentimiento.  Esta oración debe ser seguida por una vida de entrega a Dios y separación del mundo.  Debes buscar y asistir a una iglesia donde se predique la sana doctrina.

NOTA IMPORTANTE: Si usted repitió la oración por medio de la radio, la televisión, la Internet o en una iglesia y no está activamente envuelto con un grupo de cristianos, le recomiendo que lo haga lo más antes posible. Si usted, como me han dicho algunos, no tiene deseo de estar con otros cristianos, usted simplemente NO ES cristiano y no se ha convertido verdadermante.  Ahora, si desea ayuda buscando una iglesia apropiada en su área, puede escribirme para proveerle con algunas indicaciones sobre qué clase de iglesia buscar.  El cristianismo no es una religión para ser practicada aislados en la vida.  La vida cristiana se vive en comunidad, corporativamente.  Todo cristiano debe estar asociado a una iglesia o congregación donde pueda recibir instrucciones bíblicas adecuadas y supervisión de su vida para un crecimiento en la gracia de Dios y madurez espiritual adecuados.

Para algunos esto quizás no sea nada nuevo sino algo que ya sabían, para otros sea algo difícil de aceptar, pero de todas maneras, ahí les dejo esto como otra de esas “cosas de la vida… y asuntos para pensar”.

J.L. Trujillo

“Tiempo de Pensar”

Anuncios
 

Etiquetas:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: