RSS

¿Eres Cristiano o Pagano?

04 Mar

Amados Herman@s y Amig@s…

Me dirijo principalmente a los que luchan tratando de entender y ‘resolver’ el problema del “mal” o del “pecado” y sus causas (o su causa) y si Dios tiene o no tiene que ver algo con eso.  Al leer sus comentarios y opiniones noto que como que se les olvida que aun Satanás con todos sus demonios están bajo el control de Dios y solamente pueden hacer lo que Dios le permite, cuando El se lo permite y donde se lo permite.

Pienso que vivimos en un tiempo donde existe cierta miopía espiritual en la que no se pueden ver las cosas tal y como son. Sin embargo la Biblia no nos presenta a un  “Dios bueno” compitiendo con un “Diablo malo”; eso es paganismo.

El Dios de la Biblia es soberano y al final de cuentas lo que haga el diablo, los demonios, o los hombres, solo puede hacerse si Dios lo permite y va de acuerdo con sus planes y propósitos que solamente Él sabe cuáles son y muchos de esos planes no han sido revelados a nosotros pero si sabemos que se ha de glorificar a sí mismo.

Los hombres de los relatos biblicos tenían una visión distinta a la de muchos a quienes hoy día les cuesta trabajo entender el Dios de las Escrituras:

1. Aunque los hermanos de José, siendo malos y perversos, lo vendieron para Egipto, José reconoció que fue Dios quien lo hizo: “Dios me envió delante de vosotros” (Gen. 45:7-8; 50:19-29).

2. Cuando Jehová envía a Moisés a Egipto le dice ve y dile a Faraón que deje ir a mi pueblo (Ex. 3:10), y luego le dice pero yo endureceré al Faraón para que no lo deje ir (Ex. 4:21); y Faraón se endurece y es porque Dios es quien lo endurece (Rom. 9:16-18).

3. Cuando Job perdió todo lo que tenia, sus ganados y sus bienes, aun la vida de sus hijos por obra del mismo Satanás con toda su furia (Job 1:12-19), Job dijo: “Jehová dio y Jehová quitó. ¡Bendito sea el nombre de Jehová!”.  Y la Biblia aclara que “En todo esto no pecó Job ni atribuyó a Dios despropósito alguno.” (Job 1:20-22).

4. Cuando David fue maldecido por Simei (2 Sam. 16:5-9), David no dijo “es el diablo” sino que dijo “Si él así maldice,  es porque Jehová le ha dicho que maldiga a David.  ¿Quién,  pues,  le dirá:  “¿Por qué haces esto?” (2 Samuel 16:10),

5. Cuando el mismo David fue incitado por Satanás a hacer un censo del pueblo (1 Cron. 21:1), leemos en la Biblia que fue Jehová quien lo incito a hacerlo” (2 Sam. 24:1).

6. Cuando Saúl era atormentado por un demonio, la Biblia dice que venía de parte de Jehová. (1 Sam. 16:14-15).

7. Cuando Jesucristo fue muerto en la cruz del Calvario a manos de hombres perversos, mentirosos y pecadores, leemos en la Biblia que “Jehová quiso quebrantarlom sujetándolo a padecimiento” (Is. 53:10).

8. Cuando leemos que en el tiempo del fin grandes cantidades de personas seran engañadas por la mentira y las falsas doctrinas de demonios (2 Tes. 2:7-10; 1 Tim. 4:1; 2 Tim. 3; 4:3-4) , leemos también que es Dios mismo quien les manda el espíritu de error para que crean a la mentira y pierdan (2 Tes. 2:11).

9. Hay tantos versos que nos hablan de esta realidad bíblica que me parece un poco infantil (sin ofender a nadie) que algunos les cueste tanto trabajo aceptarlo sin problemas.   “todas las cosas ha creado Jehová para sí, aun el impío para el día malo” (Prov. 16:4); “hubo alguna mal o calamidad en la ciudad que Jehová no haya hecho” (Amos 3:6). El Dios que levanta y destruye (Jer. 1:10), el Dios que da vida y que mata (2 Cor. 2:15-16):, el Dios que enferma y que sana (Ex. 15:26), el Dios que quita reyes y que pone reyes (Dan. 2:21);

10. El Dios del cielo es el que “salva” y “condena”, el que “sujeta a todos bajo pecado” (Rom. 11:32a) y el mismo que “tiene misericordia de todos” (Rom. 11:32a); el que “no quiere la muerte del impío” (Eze. 18:23) Jesús, que vino a salvar lo que se habia perdido, les habla a los impíos “en parábolas todas las cosas, para que viendo,  vean y no perciban;  y oyendo,  oigan y no entiendan;  para que no se conviertan y les sean perdonados los pecados.” (Mar. 4:11-12)

En fin, ese es el monoteísmo rígido y seco de la Biblia del cual si somos verdaderos cristianos no podemos escapar ni evadir.  Esa es la visión Bíblica donde no se da lugar a ‘dos o más soberanos’ como en las religiones paganas; “el dios del viento fuerte” y “el dios de la brisa suave”; “el dios de la buena cosecha” y “el dios de la sequía”, “el dios de la lluvia por buena medida” y “el dios de las inundaciones”, “el dios de la guerra” y “el dios de la paz”, etc.

Isaias 40:21-26  ¿No sabéis?  ¿No habéis oído?  ¿No os lo han dicho desde el principio?  ¿No habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó? 22  Él está sentado sobre el círculo de la tierra,  cuyos moradores son como langostas;  él extiende los cielos como una cortina,  los despliega como una tienda para morar. 23  Él convierte en nada a los poderosos,  y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana.  24  Como si nunca hubieran sido plantados,  como si nunca hubieran sido sembrados,  como si nunca su troncohubiera tenido raíz en la tierra;  tan pronto como sopla en ellos,  se secan,  y el torbellino los lleva como hojarasca.  25  ¿A qué,  pues,  me haréis semejante  o me compararéis?  dice el Santo. 26  Levantad en alto vuestros ojos  y mirad quién creó estas cosas;  él saca y cuenta su ejército;  a todas llama por sus nombres  y ninguna faltará.  ¡Tal es la grandeza de su fuerza y el poder de su dominio!

¿Hemos de pecar por eso?

Algunos que cometen pecados deliberadamente y quebrantan la ley de Dios utilizan los argumentos de que Dios les hizo hacerlo con un propósito, etc.  Aunque no descartamos que Dios ‘permita’ lo que Él permite por sus propios propósitos que El conoce, debemos entender que no es correcto ni tampoco piadoso ‘culpar’ a Dios por nuestras maldades y pecados.

Existe en la Biblia lo que llamamos “voluntad preceptiva” (lo que Dios nos manda a hacer) y “voluntad decretada” (lo que Dios decreta que pase). Algunos llaman la primera “voluntad secreta” y la segunda “voluntad revelada”.  Ambas están en Dios y ambas son “Su voluntad”, sin embargo aunque nosotros sepamos y reconozcamos que Dios tiene decretos eternos y secretos de sus propósitos a nosotros no nos toca meternos en ello.

Deuteronomio 29:29  “Las cosas secretas pertenecen a Jehová,  nuestro Dios,  pero las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre,  a fin de que cumplamos todas las palabras de esta Ley.

El deber del hombre es obedecer incondicionalmente los preceptos (mandamientos) revelados de Dios cuya desobediencia es llamado en la Biblia pecado y trae consigo las debidas consecuencias.   Jesús mismo dijo “no tentarás al Señor tu Dios”.

Cuando Jonás tomó el camino opuesto y se fue rumbo a Tarsis en vez de ir a Nínive donde Dios lo mandó, desobedeció el mandamiento divino.  Luego pidió ser echado al mar cuando intentaba quitar su propia vida, fue tragado por un pez donde estuvo por “tres días y tres noches” lo cual sirvió como tipo de la muerte de Cristo quien estaría “en el centro de la tierra por tres días y tres noches”.  No podemos decir que fue una casualidad sino que así estuvo en el plan de Dios, sin embargo, Jonás fue culpable por su desobediencia aunque al hacerlo cumpliese el propósito divino de tipificar la muerte y resurrección de Jesucristo.

Cuando Saúl cometió suicidio, quitando su propia vida, lo hizo el mismo (1 Sam. 31:4), sin embargo la Biblia dice que fue Jehová quien lo mató (1 Cron. 10:14).   Es decir, aunque ciertas cosas malas y pecaminosas ocurren hechas por el hombre y en su ejecución completan el plan de Dios, “AY”  de aquel que peque deliberadamente y luego le eche la culpa a Dios de su pecado porque a ellos EL los juzgara,

Finalmente, en realidad no veo cual es la gran dificultad para entender que no somos paganos, sino que  somos hebreo-cristianos y que nuestro Dios bíblico es único y soberano y punto.

:::::::::Daniel 4:34-35::::::::

“Al fin del tiempo,  yo,  Nabucodonosor,  alcé mis ojos al cielo  y mi razón me fue devuelta;  bendije al Altísimo,  y alabé y glorifiqué al que vive para siempre:

“Su dominio es sempiterno; su reino,  por todas las edades. Considerados como nada son los habitantes todos de la tierra;  él hace según su voluntad en el ejército del cielo y en los habitantes de la tierra;  no hay quien detenga su mano y le diga: ¿Qué haces?

:::::::::::::::::::::::::::::::::::

Solo una reflexión que espero les ayude en algo.  Pienso que cuando de veras aceptemos al DIOS DE LA BIBLIA tal y como esta descrito en su contenido, sin huecas filosofías humanas y objeciones carnales, sin rodeos, y sin dudas irracionales, entonces seremos mejores creyentes y podremos orar confiadamente al Dios Santo y Poderoso que tiene todo poder y nada queda fuera de su control absoluto.

Una vez comprendamos esto y lo aceptemos de todo corazón y sin reservas, entonces, y solo entonces podremos, tal como Nabucodonosor “bendecir, alabar y glorificar el que vive para siempre” y decir “¡Cuán grandes son sus señales y cuán potentes sus maravillas!  Su reino,  reino sempiterno;  su señorío,  de generación en generación.” (Dan. 4:3).

J.L. Trujillo

Marzo 4, 2012

Anuncios
 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: